MICROSIP
MICROSIP

BLOG

Los 9 pecados al diseñar una presentación

Una presentación puede cambiar tu vida. Expuesta de forma correcta puede ayudarte a obtener esa venta que tanto anhelas, a conseguir una buena alianza, a convencer a un inversionista sobre tu proyecto, etc. Sin embargo, si no es bien ejecutada, podría llevarte a perder clientes o hasta acabar con la oportunidad de iniciar tu negocio. Por tal motivo es fundamental dedicar tiempo para planear el contenido de tu discurso y diseñar los apoyos visuales.

Aunque el apoyo gráfico no es la parte más significativa de la presentación, sino el expositor y su discurso, es importante cuidar ciertos aspectos visuales que pueden hacer la diferencia entre dar una buena impresión o dejar un mal sabor de boca.

Sea cual sea la herramienta que utilices, no permitas que tu presentación juegue en tu contra. Evita cometer los siguientes pecados:

  1. Abarrotar de filminas

El deseo de hacer bien los cosas impulsa a los oradores a hacer su presentación lo más completa posible y como consecuencia, muchas de las veces, se convierte en una exposición interminable. Si tienes mucho que explicar, hazlo por medio de tu discurso, no de una cantidad infinita de diapositivas.

  1. Saturar de texto las diapositivas

Hay expositores que comenten este error a propósito, con el objetivo de leer el texto de forma íntegra, en vez de aprenderse bien el tema y explicarlo con sus propias palabras. Sin embargo lo único que están logrando es aburrir al público. Además, cuando se utiliza demasiado texto en una filmina, la atención se divide entre el expositor y el texto disponible. Esto ocasiona que en lugar de prestar atención al orador, la audiencia se enfoque en leer la diapositiva. Evita cometer este pecado ensayando y dominando el tema. Y en cada filmina coloca únicamente palabras claves que fácilmente conecten con la audiencia y te ayuden a recordar el tema del que estás hablando.

  1. Entorpecer la lectura

Una de las cosas que más irrita al público es el hecho de no poder leer el texto de una diapositiva por utilizar un tamaño de letra muy pequeño. Asegúrate de que el texto sea 100% legible desde la última fila de la sala en donde se llevará a cabo tu presentación. También evita usar colores pasteles o chillantes. Facilita la lectura utilizando colores contrastantes para no correr el riesgo de que tu público ignore la información importante.

  1. No llevar una línea lógica de colores y tamaños

El cambio de color en una diapositiva es algo que puede resultar positivo porque aumenta la atención de tu audiencia. Sin embargo, si en cada diapositiva cambias el color, tamaño y tipo de letra, volverás loco al público.

  1. Utilizar demasiadas cifras y gráficas

Las gráficas son de gran utilidad, si las usas de manera adecuada y contribuyen a un mejor entendimiento. Sin embargo, incluir demasiados datos, puede distraer y confundir a tu audiencia. Analiza el objetivo de cada cifra y gráfica y utiliza solamente los necesarios.

  1. Ilustrar con imágenes poco profesionales

Evita utilizar imágenes con marca de agua o de baja resolución, ya que solo proyectan una imagen poco profesional. Si necesitas agrandar o reducir el tamaño de una imagen, hazlo uniformemente.

  1. Abusar de las transiciones y efectos especiales

No abuses de ruidos, música y movimientos, ya que llega un momento en que molestan al público. Lo más importante es el expositor y su forma de exponer, no las diapositivas.

  1. No cuidar la ortografía

Revisa bien tu presentación. Recuerda que puedes utilizar el autocorrector de la computadora o consultar en internet o en un diccionario.

  1. Utilizar una filmina que dice “Gracias”

No hay necesidad de escribir eso, dilo en persona y si quieres una diapositiva de cierre, haz una con tus datos de contacto.

Aplica estos consejos y verás que pueden hacer una gran diferencia al momento de convencer a tu audiencia.

Banner de blog 630pxls ventas