MICROSIP

BLOG

9 tips para crear equipos que funcionen como una orquesta

Al hablar de un trabajo en equipo óptimo es común hacer la comparación con una orquesta, ya que en el mundo no existe una actividad en la que haya que trabajar de forma tan mancomunada como en ella.

 

En una orquesta, cada uno de los músicos debe ser capaz de integrarse de forma armónica al resto, mientras que el director debe de sacar lo mejor de cada intérprete y coordinar el desempeño del conjunto. Esto mismo sucede en las empresas, existe un líder encargado de dirigir a un grupo de colaboradores, los cuales deben de cumplir con su parte y trabajar de forma compaginada con los demás.

¿Quieres que tu equipo trabaje armónicamente y en sincronía como una orquesta? Entonces, presta atención a los siguientes consejos:

1.- Sé un buen líder

Una buena orquesta con buenos músicos no sonará bien si el director no es bueno. Para dirigir bien a tu equipo debes formar parte de él, debes ser el primero en hacer equipo y el primero en ayudar cuando haya dificultades.

2.- Define objetivos comunes

Para trabajar en equipo es fundamental que todos los miembros conozcan su “partitura” y que vayan en la misma dirección. Por tal motivo es muy importante que establezcas muy bien los objetivos de cada miembro y cómo deben contribuir para alcanzarlos.

3.- Genera un sentido de pertenencia

Asegúrate de que cada miembro sepa lo importante que su puesto es para el equipo. Cuando un colaborador está consciente del impacto de su rol y del valor que aporta, luchará por conseguir los objetivos del conjunto.

4.- Fomenta una buena comunicación

Para lograr que todos los miembros de tu equipo funcionen como una orquesta deben de existir canales de comunicación adecuados. Si tu empresa cuenta con protocolos de comunicación bien establecidos, esto ayudará no sólo a que sus miembros se sientan más integrados, sino también a que todo se resuelva de forma más rápida. En un buen equipo de trabajo, los miembros deben de escuchar activamente y retroalimentarse, así como estar dispuestos a cambiar de opinión o de estrategias en conjunto.

5.- Promueve la confianza

El elemento principal del trabajo en equipo es la confianza. Con ella se crea un ambiente en donde todos los participantes conocen las habilidades de los demás, entienden sus roles y saben cómo ayudarse mutuamente.

6.- Impulsa la responsabilidad y el compromiso

En una orquesta cada uno de los músicos debe asumir su propia responsabilidad y no puede ampararse en el compañero de al lado, ni aunque toque el mismo instrumento musical. Lo mismo ocurre en las empresas, para poder alcanzar las metas fijadas del equipo, cada elemento debe cumplir con sus actividades.

7.- Toma decisiones grupales

Lo peor que puede hacer un líder es tomar decisiones sin tener en cuenta a los demás miembros de su equipo. Para evitarlo, promueve la generación de ideas y motiva a que cada uno de los miembros comparta su opinión.

8.- Construye un equipo heterogéneo

En las orquestas se utiliza una gran variedad de instrumentos musicales, cada uno con un rol, con un sonido particular y una función clave. Así también debe suceder en las empresas, los equipos deben ser heterogéneos. Para obtener buenos resultados, procura que en tu equipo de trabajo haya personalidades e intereses diferentes, pero que compartan los mismos valores y el compromiso con tu empresa. Analiza cuáles son las actitudes y aptitudes más destacables de cada miembro y asígnales las tareas que mejor se les den y/o que más les gusten.

9.- Reconoce y recompensa el éxito

Cuando algo salga bien, reúne a tu equipo, destaca el papel de cada miembro y agradéceles su trabajo. Y si lo consideras adecuado, premia los resultados obtenidos con alguna gratificación. Nada une y motiva más a un equipo que alcanzar sus objetivos.

Empieza hoy mismo a trabajar en equipo como una orquesta y verás que tu empresa alcanzará su máximo potencial.