MICROSIP

BLOG

Liquidación o finiquito, ¿cuál te corresponde pagar?

Toda relación laboral tarde o temprano termina, ya sea por despido o renuncia voluntaria. Cuando la relación de trabajo se acaba, hay dos conceptos que nos vienen a la mente, el finiquito y la liquidación. A continuación te explicamos cuando aplica cada uno de ellos.

El finiquito

El finiquito ocurre cuando el trabajador y el patrón dan por terminada la relación laboral voluntariamente. Cuando esto sucede, la empresa debe entregar al trabajador un documento llamado “carta finiquito” que incluya todos los datos del empleado y el desglose de los conceptos que se están pagando. Durante su entrega, el trabajador debe firmar que ha recibido su pago y que está conforme con el contenido del documento. La forma de pago más común del finiquito es por medio de cheque.

A un trabajador le corresponde su finiquito si:

  1. Renuncia a su empleo de forma voluntaria y decide separarse del trabajo por así convenir a sus intereses.
  2. Se termina su contrato temporal o se le contrató para un proyecto o periodo específico que llegó a su fin.
  3. Se le despide sin importar si es justificada o injustificadamente.
  4. Rescinde su contrato por una falta grave cometida por el patrón – de acuerdo con el artículo 51 de la Ley Federal del Trabajo (LFT).
  5. Por invalidez debido a una enfermedad. En este caso también se deberá pagar la prima de antigüedad y una gratificación por su invalidez.
  6. Muere el trabajador.

El finiquito debe de incluir los días trabajados y no pagados en el mes. Por ejemplo, si se le paga por quincena y renuncia el día 7, le corresponde un pago de los 7 días laborados y la parte proporcional del aguinaldo y vacaciones.

En caso de que el empleado haya tenido un contrato colectivo de trabajo, se deberán de incluir los pagos proporcionales de las prestaciones incluidas en éste, como bonos, vales, comisiones, caja o fondo de ahorro y utilidades.

La prima de antigüedad (12 días por año trabajado) se deberá de pagar a los trabajadores que se separen voluntariamente del empleo, cumplidos 15 años de servicio.

 

La liquidación

La liquidación es un derecho a través del cual se indemniza al trabajador por la decisión del patrón de terminar con la relación laboral. Para que aplique una liquidación o indemnización se deben de presentar las siguientes condiciones:

  1. La empresa rescindió del contrato del trabajador por motivos ajenos a su desempeño. Por ejemplo por reestructuras del área, cierre de la empresa o el puesto del empleado desapareció.
  2. Despido injustificado.
  3. Si el empleado renuncia a causa de una falta grave cometida por el patrón, como engaños, amenazas, violencia, hostigamiento, acoso sexual, reducción del salario o existencia de un peligro grave para su seguridad o salud de él o de su familia.

La liquidación debe de incluir 3 meses de salario, prima de antigüedad, salarios vencidos (sólo en caso de despido injustificado, con límite de 12 meses desde la notificación del despido) y 20 días de salario por año trabajado (sólo en caso de despido injustificado, se debe de haber solicitado ante la Junta de Conciliación y Arbitraje la reinstalación y haber recibir la negativa de la empresa).

De acuerdo al artículo 47 de la LFT, la empresa no está obligada a indemnizar al empleado por despido y sólo deberá pagar el finiquito si el empleado comete una falta como: mentir sobre sus títulos o conocimientos, incurrir en actos de violencia, dañar los bienes de la empresa, tener más de tres faltas injustificadas en 30 días, ir al trabajo bajo la influencia de alcohol o drogas, entre otras.

Si tienes más dudas sobre este tema, consulta la Ley Federal del Trabajo, acércate a un contador o abogado y a los organismos correspondientes.

 

Utiliza la tecnología para elaborar tu nómina

Para poder pagar con exactitud a tus empleados y cumplir con tus obligaciones fiscales, apóyate en sistemas de nómina prácticos y funcionales como el de Microsip. Con él podrás generar el timbrado de recibos de nómina, hacer liquidaciones, finiquitos, calcular con precisión impuestos, manejar prestaciones, llevar un control integral de las vacaciones, entre otras funciones. ¡Acércate a uno de nuestros representantes y con gusto te atenderemos!